domingo, 22 de abril de 2012

Danza de las Horas

Mi amiga Inés me ha pasado este vídeo. No es que ella practique con asiduidad el ballet clásico o la danza oriental, pero es que Inés sabe mucho de muchas cosas, aunque a veces se esmera en ocultarlo.

Se trata de la Danza de las Horas, de la ópera La Gioconda (escrita por Amilcare Ponchielli en Milán entre 1876 y 1880) que es la pieza más conocida, un ballet miniatura romántico que es más popular que la ópera de la que proviene.  Esta primera es la espectacular representación en el Liceu de Barcelona, no sé la fecha. Conviene fijarse en la serie de giros fouettés de Ángel Corella al final, sin ayudarse del golpe de rodilla que normalmente se hace con la pierna que está en el aire. Es el modo de girar más difícil en ballet clásico. Y me sorprende ver a la compañía en escena aplaudiendo, no es nada frecuente.

Por otra parte, la bailarina Letizia Giuliani tiene esa cualidad etérea y fluida que tan difícil es conseguir. Parece que baila así, como si nada, pero eso exige un control férreo sobre el cuerpo y no dejar ni un sólo músculo a su bola. Bueno, también hay un no-sé-qué que qué-sé-yo que no se aprende, sino que se lleva dentro y que es lo que da carácter y diferencia a una bailarina respecto de las otras.




Esta segunda es la representación en la Arena di Verona, tampoco sé la fecha, esta vez con Roberto Bolle, que también hace los fouettés citados (nótese los aplausos del respetable según los terminan).
En ambos casos la coreografía es del rumano Gheorge Iancu

Publicar un comentario