viernes, 16 de enero de 2009

Productos ¿naturales?

No sé muy bien si siento indignación, rabia, ira, coraje, exasperación, si estoy enchilada o si se trata de una mezcla de todo, que va a ser que sí.

Tengo un problema de alergia a los tejidos no naturales, es decir, aquéllos cuya composición en todo o en parte, se han producido con materiales sintéticos, la mayor parte de ellos derivados del petróleo que contienen restos de azufre, causante último de mi historia esta.

Los nombres de algunos de ellos son bien conocidos por todo el mundo: poliamida, poliester, lycra, tergal, acrílico, spandex... Otros pueden crear dudas, como la viscosa, que si bien se obtiene de la celulosa de la pasta de madera, se teje con filamento textil artificial. Uno de los pasos de su fabricación es sumegir la pasta de celulosa en ácido sulfúrico y muchos se empeñan en decir que es una fibra natural. Pues no lo es, de ninguna manera. También se la conoce como rayón o seda artificial, para más recochineo. Incluso hay una variedad llamada perlon que pretende imitar la lana.

Ahora mismo estoy en plena fase de zafarrancho para conseguir un... colchón de muelles (es que ya mi pobre y magullada espalda no puede más con el futón, que es de verdad 100% natural) que no lleve ningún compuesto artificial. Y este es el motivo de mi cabreo.

Primera visita, según una publicidad que anuncia materiales 100% naturales y, mentira descarada, ya que la tela que usan para recubrir la estructura de los muelles no es natural de verdad, sino que va mezclada algodón/poliester; es más, el calambrazo que me llevé al tocar la superficie hizo que una de las empleadas del centro me ofreciera atención médica... Digo esto porque fue la prueba irrefutable de la no naturalidad del tejido: estaba cargado de electricidad estática.

Me siento timada por la publicidad, lo natural vende y encima, te mienten y te sacan los ojos ya que me han llegado a pedir hasta más de 3.000€ por un colchón en virtud de esa supuesta naturalidad, que tampoco es cierta: las telas de la cubierta son de viscosa.
¡¡Cagüenlasovejasdelafotodelcatálogo!!

A ver, lo ecológico sigue siendo muy caro y además se ha convertido en un instrumento de publicidad manipulable como lo que más.

Por otro lado, cuando solicitas información veraz a los fabricantes o a los vendedores, parece que estuvieras solicitando los planos del sótano del Banco de España o algo así. Nunca nadie sabe nada, te contestan vaguedades y encima pareces un bicho raro cuando te pones a dar explicaciones técnicas.

La tarea empieza a ser ardua, porque no consigo encontrar nadie que fabrique un simple colchón sin este tipo de componentes. Lo mismo me sucede con la ropa. Y no por falta de demanda, porque la respuesta siempre es la misma: ¡Ah, tienes alergía! Sí, mucha gente viene pidiendo también lo mismo, pero no lo tenemos, han dejado de fabricarlo, lo han retirado.... En alguna ocasión he tenido que recurrir a la prueba de quemar unos hilos de la prenda en cuestión, con la correspondiente cara de espanto del vendedor para demostrar que lo que me pretenden colocar como natural, no lo es: si se hacen cenizas, la tela es natural fetén. Si se quema haciendo bolitas duras, con el olor característico del plástico quemado, pues ya'sta, timo al canto.

También me quejaré de la falta de comprensión matemática de algunas personas. Cuando digo 100% algodón, creo que está claro. No sé porqué se empeñan en colocarme prendas que lo son en un 98% o en un 90%. NO DA IGUAL, la crisis puede saltar ante la mínima presencia del alérgeno.

No lo entiendo, por todas partes la recomendación médica es la de no usar este tipo de tejidos artificiales debido al daño que causan sobre la piel, pero cada vez me resulta más difícil encontrar ropa u otros objetos de uso habitual que estén libres de ellos. Encima tenemos que soportar el engañoso uso publicitario del término "100% natural". Me pregunto qué es lo que sucede realmente con los alimentos, por ejemplo. ¿Qué cuernos comemos normalmente? se me ocurre...

Lamento mucho esta brasa enorme de escrito, pero tenía que contarlo, porque pa'eso sirven los blogs...

Bibliografía usada y muy recomendable:
Rosa Mª DÁVILA CORONA; Montserrat DURÁN PUJOL; Máximo GARCÍA FERNÁNDEZ, Diccionario Histórico de Telas y Tejidos. Castellano-Catalán, Junta de Castilla y León / Caja Duero, Salamanca, 2004.
Publicar un comentario