lunes, 14 de diciembre de 2015

Fin del trimestre en Beirut

¡Ya están aquí las Navidades!

No es que yo sea fan de este momento del año, pero en este caso suponen un punto de inflexión en nuestra estancia aquí. Durante tres semanas nos volvemos a los Madriles y las sensaciones son un poco raras, por una parte ansia de volver, por otra parte, ahora que empezaba a hacerme a vivir aquí...

Durante todo este tiempo he podido vivir un ajuste paulatino a lo que encontré al llegar, he comprendido que algunas de las cosas que más me chocaban e incluso me resultan irritantes, son producto, también, de la adaptación de la gente a las condiciones de vida que hay en este país. Por ejemplo:

- lo de ir con las luces largas encendidas en los coches todo el tiempo. Pues no creo que sea por fastidiar al prójimo. Simplemente es porque no hay alumbrado público nocturno (o si le hay, está apagado debido a los cortes de la luz). Así que de noche, en según que zonas, no se ve ni para toser, de modo que hay que tirar de las largas si no quieres estamparte contra un pino.

- lo de gente caminando por las autopistas y calles, no se trata de kamikazes por gusto, es que no hay otro sitio por dónde ir o cruzar (faltan pasarelas que permitan a los peatones ir de un lado a otro). En las calles, muchas veces sí hay aceras, pero están cubiertas de coches mal aparcados y no se puede caminar por ellas, o están destrozadas por obras de edificios y no las han reparado una vez terminados.

He podido ver también sitios preciosos, como el Chouf, Edhen y el valle de Qadisha, la bahía de Jounieh (léase Yuní) o la ciudad de Trablus y lugares muy significativos, como el museo de la resistencia libanesa en Mleeta

Trablus, o sea, Trípoli.


Paseando por La Corniche de Beirut


También he podido comprobar la miserable vida que se ven obligados a llevar los refugiados sirios, cómo son explotados hasta la nausea en empleos semiesclavos y cómo muchas crías adolescentes se ven forzadas a ofrecer sexo a cambio de comida, alrededor de los supermercados donde compran las buenas familias, aunque a veces lo que reciben es una paliza por reclamar su parte. Por no citar el lugar de la masacre de noviembre, en pleno campo palestino de Burj al Barajneh, lugar donde la gente muere electrocutada al andar por las calles, a causa de los cables de luz que cuelgan por todas partes, como telas de araña que en cuanto llueven cuatro gotas, ya pegan con toda la potencia.

Sobre todo he conocido a la gente cuyos peques ayudo a escolarizar. Gente de Kobane, de Raqqa, de Mosul y del mismo Líbano, gente con unas vivencias atroces, con su historia personal quebrada por culpa de una guerra infame que no tiene visos de acabar.

Por ese motivo pido que se pare la guerra ya.

Después arreglamos todo lo que haya que arreglar...

jueves, 17 de septiembre de 2015

Accidente en Mansourieh

Escribo Mansourieh porque es como sale en los buscadores, en el Google Maps y en todas partes, pero se dice Mansuriye (o algo parecido, con la æ un poco indefinida esa que no tenemos en castellano...)
 
Pues a lo que iba, esta mañana me he topado con el primer accidente gordo de tráfico desde que estoy aquí. Ha sido en el auténtico puerto de montaña que hay que subir para llegar hasta casa, con rampas que nada tienen que envidiar al Repechín asturiano. Dos todoterrenos, que son el vehículo que más abunda en esta tierra se han pegado un golpe frontal que los ha dejado hechos dos acordeones. Los airbags han saltado y afortunadamente no he visto a nadie herido, pero el estado de los coches hablaba por si mismo.
 
El caso es que la vía es ancha, pero como no están definidos los carriles, pues la gente se los inventa según circula. A veces se produce una situación que me recuerda a las películas del Oeste y creo que es lo que ha sucedido:
 
  1. Alguien sube y alguien baja, exactamente en la misma trayectoria.
  2. Se avisan con ráfagas de luz, pero nadie se aparta ni se frena la velocidad.
  3. Finalmente, quien tiene el vehículo menos potente se aparta (siempre que haya hueco, claro, porque suele suceder que tu lado hay más coches, camionetillas, motos, hormigoneras que van goteando o los camiones más grandes que haya visto jamás, cargados de pedruscos enormes y subiendo o bajando a su bola, incluso no suele faltar quien decide pararse a ver escaparates y pega un quiebro de 90 grados por las buenas)
 Al apurar tanto, pues ahí está, tortazo.
 
A ver, cuento esto no con ánimo etnocentrista, sino porque el tráfico es, por el momento, la pesadilla número 1 de esta desplazada. Llevo conduciendo desde 1984 y lo que estoy viendo aquí no me lo había encontrado hasta ahora en ningún sitio.
 
Es un hecho real que se conduce malamente; en todas partes hay avisos en árabe, francés e inglés sobre la necesidad de conducir con seguridad y prudencia. En las gasolineras, en las calles, hasta en algunas servilletas de papel y productos de aperitivo. De modo que se reconoce públicamente que es un asunto que debe mejorarse.
 
Incluso ayer desde las ventanas de casa pude ver cómo un grupo de gente se enzarzaba en una pelea llena de ira por culpa de un asunto de tráfico: un chulazo con un todoterreno le cerró el paso a un hombre que llevaba una furgonetilla de carga. No sé exactamente qué se dijeron, pero la cosa acabó con varios tipos intentado sujetarles porque se iban a sacar los ojos. Finalmente el chulazo se largó, atropellando con muy mala baba el sombrerito que el hombre de la furgoneta había perdido en la refiega.
 
Fue toda una lección de clasismo y a la vez de solidaridad, porque los que corrieron a mediar en la situación fueron varios refugiados sirios que suelen trabajar en las obras de la zona, cuya presencia suele ser ignorada por todo el mundo.

domingo, 13 de septiembre de 2015

37.000 visitas

Pues es verdad, acabo de verlo en la zona esta del escritorio de Blogger. 37.000 visitazas que me parecen una barbaridad. Y que conste que tengo marcado el no contar mis propias visitas.

De modo que muchas gracias, es lo único que puedo decir.

 

martes, 8 de septiembre de 2015

Tormenta de arena hoy en el Líbano

Ayer regresé de Madrid, ya terminé todo el papeleo previsto y Beirut me recibe con una tormenta de arena así, según la NASA:


Es una tormenta enorme que está afectando al Libano, Jordania, Iraq, Palestina y Siria. Es otra prueba más del cambio climático ya que estas tormentas suceden unas dos o tres veces en primavera, pero no en esta época del año y menos aún tan densas como esta que estamos sufriendo. Esperan que acabe mañana pero ya veremos. Esto unido a la habitual contaminación, está resultando un poco molesto, sobre todo para los ojos. No se puede hacer mucho, salvo intentar protegerse con máscarillas o pañuelos.


Aquí se ve muy bien cómo esta siendo la tormenta, es una foto de Amman en Jordania, pero aquí estamos igual. He pillado las fotos de twitter #sandstorm #lebanon

La gente mayor y con asma lo está pasando mal, pero es aún peor para el millón y medio largo de refugiados de Siria que están aquí. La mayoría malviven en las calles o en barracones de plástico que a primera vista parecen los cultivos de Almería en cutre, pero quía, son las viviendas de mucha gente. En esas casuchas (por decir algo) no hay manera de protegerse. Lo mismo les pasa cuando llega el frío y en algunas regiones de aquí, es mucho, como en el valle de la Beqaa.

Mientras tanto los líderes europeos van a tardar 20 días en reunirse de urgencia.

Una buena parte de la culpa de esta tormenta la tiene la sequía que está sufriendo el norte de Iraq y la destrucción de los humedales de la zona sur, todo gracias a la intervención humana.

Ahora mismo, hasta el tiempo huele mal aquí.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Los zapatitos de Aylan

Empecé a leer cosas de la foto antes de verla.

Cuando la vi me quedé helada, como el cuerpito que aparece en ella. El HORROR en estado puro. 

Además de las obvias, una de las mayores injusticias que se está cometiendo es el desprecio por la gente de Siria, Palestina, Iraq y toda la zona de conflicto. Son gentes cultas, cuyas tradiciones y saberes han nutrido esta Europa desde hace milenios.

¿Cuándo se van a dar cuenta que seguir votando al neoliberalismo y los partidos que le sustentan sólo nos va a traer más cuerpos como el de Aylan por todo el mundo? ¿Quién ha empezado a generar problemas en el territorio en cuestión? ¿Cómo es posible que estemos ahora lamentando la muerte de Aylan si 10.000.000 de españoles siguen votado al partido que apoyó la intervención en Iraq?

¿Por qué hay gente que defiende una ideología que sólo se preocupa de una exigua parte de la población -la excepcionalmente rica- y asume sus presupuestos a pesar de sufrir las consecuencias de tales ideologías?

¿Hasta dónde ha llegado a influir el modelo de consumo en nuestros pensamientos que asumimos los presupuestos de la élite económica como propios? ¿Cómo puede haber desgraciados que piensen que Aylan murió por la codicia de sus padres?

¿Por qué somos aliados de países que fomentan las guerras en territorios ajenos y además, no acogen a nadie de los damnificados?

Por favor, reflexionemos un poco.


Aylan, con pijama blanco y su hermano Ghalib, también ahogado por la indecencia de los líderes mundiales, elegidos por quienes aún se tragan las mentiras de los mercados.

Obsérvese que aparecen todos los citados, electos e impuestos.
TODOS RESPONSABLES


miércoles, 2 de septiembre de 2015

Exposición Mirar la arquitectura: fotografía monumental en el siglo XIX

Pues resulta que esta mañana, entre cola y cola, he tenido que pasar por delante de la Biblioteca Nacional y he visto un cartel que me ha llamado la atención, exactamente el cartel que anunciaba la expo citada, Mirar la arquitectura: fotografía monumental en el siglo XIX, con una preciosa imagen del monasterio de San Lorenzo del Escorial, lugar que le tengo mucho cariño, a pesar de que no soy gurriata.



Así que he entrado a verla, porque además,¡oh, milagro! es gratis. Ha sido una de las mejores ideas que he tenido últimamente.

Además de la parte académica sobre el nacimiento de la fotografía y tal, que pongo abajo el texto para que se conserve, debo decir que lo que más me ha gustado de la exposición ha sido poder ver cómo eran una serie de espacios conocidos y queridos, algunos de ellos mucho, hace 100, 150 e incluso casi 200 años, sin el tamiz de la subjetividad del artista. Hay lugares previsibles como la Puerta del Sol, vistas de Toledo, Sevilla y Granada. También Roma, Zaragoza o París. Otros totalmente inesperados, como el puente de Mengíbar en Jaén o algunas imágenes de Palermo.

Y lo que ya es de matrícula de honor son las vistas del perfil Oeste de Madrid, en la línea desde el Palacio de Oriente hasta la Puerta de Toledo. Lo que hemos perdido...

El espacio expositivo está dividido en seis secciones, no muy extensas, pero bien pensadas, con material procedente de los fondos de la Biblioteca y algún préstamo. De modo que tenemos:

1. La representación de monumentos antes de la aparición de la fotografía.

2. Diferentes aspectos de la fotografía monumental, nacida como forma de guardar la memoria, y también como medio propagandístico.

3. Eso mismo, pero en manos locales, que siguen la misma tradición europea de usar la fotografía para restaurar y publicitar sus obras públicas, y, sobre todo, para nutrir el imaginario del Romanticismo.

4. Obras de los dos máximos exponentes de la fotografía en España del siglo XIX, los fotógrafos Charles Clifford y Jean Laurent. Una parte es para Clifford, otra para Laurent y una tercera comparando ambos.

5. La siguiente generación de fotógrafos, artistas itinerantes que se dedicaron a recorrer el mundo y un grupo de extranjeros que acabaron quedándose en Ejjpaña, y, por último, los primeros fotógrafos ejjpañoles.

6. O cómo la fotografía fue empleada para construir una particular historia de la arquitectura, bien rebozada en el imaginario anglosajón (sí ese que nos ha empapado desde entonces y nos ha hecho cambiar nuestro punto de vista sobre el mundo), ya durante el siglo XIX este terruño se convirtió en un destino de consumo romántico, principalmente atraido por la arquitectura árabe, ésta que con tanto empeño nos hemos puesto a destruir posteriormente, como un ISIS cualquiera, porque eso también se ve en las imágenes, cómo se ha destruido patrimonio sin que nadie lo haya evitado, por mucha fuente de ingresos que hubiera podido convertirse.

Por lo tanto, recomiendo visitar esta expo, porque es preciosa y porque te pone delante cómo éramos antes de la fiebre constructora/destructora de muchos de nuestros espacios más hermosos y cómo hemos desdibujado nuestras ciudades, al sumarnos a las corrientes urbanísticas modelnas...

Aquí el vídeo y justo debajo, el texto oficial:


Las investigaciones que dieron lugar al nacimiento de la fotografía tenían como objeto reproducir la realidad y ayudar en la creación de obras de arte. El nexo de unión entre Nicéphore Niépce (1765-1833), Louis-Jacques-Mandé Daguerre (1787-1851) y Fox Talbot (1800-1877), los considerados “padres” de la fotografía, fue precisamente buscar un procedimiento que les permitiera reproducir por medio de la cámara oscura las imágenes de la realidad sin necesidad de dibujarlas. La fotografía nació en el momento de mayor producción de obras de carácter enciclopédico como forma de transmisión cultural y de conservación de la memoria. Comprometida con el historicismo y el positivismo, con el desarrollo de las ciencias y la industria, la búsqueda del conocimiento no parecía tener límites y la idea de intentar recopilar la mayor cantidad de información visual histórica, ordenarla, estudiarla científicamente y difundirla convirtió a la fotografía en el medio ideal para intentar llevar a cabo esta labor de la manera más rápida, fácil, completa y amplia posible.

Edificios y monumentos fueron el principal objeto fotografiado desde el mismo nacimiento del daguerrotipo, llegando a crearse todo un imaginario que se repetiría y ampliaría con el tiempo y el perfeccionamiento fotográfico. Esta exposición pretende poner de manifiesto las diferentes vinculaciones entre fotografía y arquitectura, llamando especialmente la atención sobre esta relación en nuestro país, desde que los monumentos y ciudades españoles comenzaron a difundirse de la mano de los viajeros románticos extranjeros aficionados a la fotografía, hasta convertirse en un lugar de estudio científico que retratar para incorporarlo a las historias de la arquitectura, incluyendo, además, el análisis de las relaciones entre arquitectos, historiadores y fotógrafos y la puesta en valor del trabajo de los fotógrafos de arquitectura en España. Todo ello realizado, fundamentalmente, a través de los fondos de la Biblioteca Nacional de España.

Información práctica

Del 3 de julio al 4 de octubre de 2015.
De martes a sábado de 10 a 20 h.
Domingos y festivos de 10 a 14 h.
Último pase media hora antes del cierre.

Sala Recoletos de la Biblioteca Nacional de España, Paseo de Recoletos, 20 (metro Colón y estación de Recoletos, buses varios) tel. 91 580 78 03 / 48.


lunes, 31 de agosto de 2015

Ausencia de instituciones públicas

A continuación, un texto del profesor Pedro Alberto García Bilbao, de la URJC, en el que se analiza, de manera certera y bien comprensible, el batiburrillo de movimientos sociales nacidos en los últimos años:

Carmena ha expuesto la idea de que un ayuntamiento puede gestionarse a través de los movimientos sociales. Es preciso ver los detalles, pero así enunciado, este planteamiento es muy peligroso. La idea de Estado Mínimo es la actual bandera del neoliberalismo y su ala extrema, los ancap.

Un ayuntamiento es una institución pública y puede y debe contar con los medios precisos para cumplir con su función social, que es administrar los recursos públicos para garantizar a los ciudadanos sus derechos sociales en el ámbito local. Ver la política y el ayuntamiento como un enemigo per se es algo reaccionario.

Los neoliberales dicen que la sociedad civil debe prevalecer, y por ella entienden básicamente a las empresas. Y los neoprogres a los movimientos sociales, llamados a sustituir a la política. Ni una cosa ni otra.

El anarco-sindicalismo, a quienes por otra parte, jamás veréis en tv o radio porque les han borrado de los medios de comunicación plantea algo muy diferente: la extinción del estado y vertebrar la sociedad a partir de los sindicatos organizados por ramos de producción, es decir, una confederación de comunas de producción, con propiedad colectiva y sin propiedad privada, unido todo por una cultura fuerte de identidad como trabajadores basada en el bien común. Hablar de limitar el estado y olvidar este planteamiento es muy peligroso. Si desaparece el estado lo que tenemos es que ese espacio lo ocupa la mafia o cualesquiera organización de poder organizada por los poderosos, defender lo público es, en ese sentido revolucionario.

Los neoliberales, por mucho que se autodenominen «libertarianos» son en cambio una puerta a una sociedad despótica, basada en el dominio de los fuertes, sin bien común, y organizada en castas. El neoprogre a lo que nos lleva es al desarme ideológico, a la derrota y abrir la puerta a los neoliberales. Frente a este planteamiento, los republicanos lo que proponemos es un estado democrático, comprometido constitucional y prácticamente con la defensa y puesta en práctica de los recursos que garanticen a las personas sus derechos sociales y sus libertades.

El ayuntamiento debe extender su acción hasta donde haga falta, constituyendo unidades de trabajo en cada área de gestión, incluyendo administración, pero también producción y distribución si es preciso: empresas municipales, cooperativas, lo que haga falta. El ayuntamiento debe cooperar con las iniciativas ciudadanas, pero el ayuntamiento no es neutral, debe ser laico, democrático y defender los intereses públicos. El reto es una función pública bien desarrollada para cumplir sus funciones, con una cultura de trabajo y pertenencia colectiva fuerte, que haga que funcionarios, maestros, obreros, jardineros, bomberos, lo que haga falta se sientan orgullosos de su trabajo, de su función de servicio a la comunidad y puedan, desde su unidad de trabajo, participar en la gestión y dirección. La democracia debe empezar en las unidades de trabajo, en las empresas, con la cogestión de los trabajadores. Los neoprogres y los neoliberales siempre se olvidan de estas cuestiones.

A todo esta exposición, me permito añadir que una parte de los potentes movimientos que hubo en los años 70, sobre todo vecinales, han sido destruidos hasta las entrañas en muchos barrios, al menos de Madrid. Eso no ha ayudado, al contrario, ha contribuido a desdibujar la idea de asociacionismo y del verdadero significado de actuar en grupo. A eso le sumamos la actividad de las ONGs que bajo la labor humanitaria que cumplen, lo que verdaderamente hacen es lavar la cara del mismo sistema que provoca las catástrofes sociales que pretenden paliar.

Hay en el texto del profesor García Bilbao una referencia importantísima:

Si desaparece el estado lo que tenemos es que ese espacio lo ocupa la mafia o cualesquiera organización de poder organizada por los poderosos, defender lo público es, en ese sentido revolucionario.

Ahora mismo resido en un país en el que la ausencia del estado es casi total. Esto condiciona la vida de la gente (acceso a servicios y bienes públicos, censos de población -no se hacen desde el año 1932, vaya a ser que quienes llevan en el poder desde entonces lo pierdan-, organización del trazado viario, conservación ambiental, etc. etc.) de una manera que hasta que no se vive, no te haces una idea de la importancia que tiene, si se quiere vivir de una manera mínimamente igualitaria. Ahora hay unas enormes manifestaciones en Beirut, pero me pregunto bajo qué organización se están llevando a cabo.

De modo que así andamos...

domingo, 30 de agosto de 2015

El papiro de Heru

Creo que ya la han quitado, pero esta primavera pudimos ver una grandísima exposición titulada Animales y Faraones. El reino animal en el Antiguo Egipto, producto del acuerdo entre CaixaForum y el Museo del Louvre, que fue la institución que prestó las piezas. Aquí dejo un enlace a una recensión bastante buena de la misma. Si no sale a la primera, hay que pasar las páginas hasta llegar al texto.

Verdaderamente se trata de una exposición sobresaliente (no es la primera que hacen en el CaixaForum, la dedicada a Mesopotamia fue para caerse de espaldas, vamos). Momias de animales, esculturas, frescos, cerámicas, objetos de la vida cotidiana, qué se yo la de cosas que estaban ahí expuestas, con cartelas grandes y buenas explicaciones (olé, olé y olé por el viejo arte de la cartela). Una gozada, vamos...

Pero no es esto lo que quería destacar de ella, sino la presencia de un pequeño papiro, conocido como el Papiro de la denuncia de Heru, informe redactado por el funcionario Heru en el que denuncia un caso de corrupción y acoso a él mismo, funcionario público de la época ptolemaica, es decir, del siglo II a.C. El caso es que Heru fue a inspeccionar un lugar de culto e inhumación de ibis sagrados, harto importantes en la religiosidad de la época. Lo que encontró fue el desvío de los beneficios obtenidos por el santuario y la venta de animales momificados ofrecidos al santuario. Como consecuencia de las amenazas de muerte de los estafadores, decide poner por escrito la denuncia.

De lo cual sacamos dos conclusiones:

1. No nos olvidemos de la vieja demanda del TODO POR ESCRITO, nunca se saben las consecuencias que pueden llegar a tener los textos...
2. La corrupción es una vieja amiga de las organizaciones públicas, no somos nada nuevo. Las prácticas de los corruptores son igual de antiguas, no hay corruptos sin que previamente haya un corruptor que lance el guante, mejor dicho: LA BILLETERA.

sábado, 29 de agosto de 2015

Vecindarios y seguridades

Se ve que mi paso por Madrid durante estos días viene con ajetreo... 

Esta mañana, mientras desayunaba, ya a eso de las 10'00, he oído por el patio un grito agudo y un golpe seco. Me asomé a la ventana y vi a una mujer mayor, de unos 80 años, tirada en el suelo del patio, gimiendo. El patio lo conforma en parte mi edificio y en parte el edificio contiguo, pero no hay acceso común al mismo, como sucede en algunos patios de manzana. El primer impulso ha sido gritar pidiendo ayuda, asomando algunas cabezas primero tímidamente y luego ya, viendo lo que pasaba, con más decisión. En el 112, cuando he llamado, ya tenían aviso y ciertamente apenas han tardado en llegar unos pocos minutos.

Pero ahí es cuando se ha puesto de manifiesto un problema que ha retrasado bastante el poder atenderla: la mujer vive sola y, claro, no podía abrir la puerta de su casa, su familia más cercana no vive en Madrid y no había medio de acercarse a ella, ya que el patio está también reforzado con unas vallas anti robos. Esto daría para hacer una primera reflexión sobre las personas ancianas viviendo solas en pisos de ciudades grandes, sin tribu que las cuide, pero me resulta personalmente muy doloroso y no quiero tratarlo ahora. No es infrecuente que fallezcan y se pasen días o semanas hasta que se descubre el asunto.

Los pisos que dan al patio también estaban cerrados y las ventanas de la escalera, que hubiera sido un modo muy sencillo de llegar hasta ella, están clausuradas con unas enormes rejas, por aquello de la seguridad. Por esas ventanas, el SAMUR intentaba a gritos saber cómo estaba, ya que a todo esto, la mujer seguía tirada en el suelo del patio, con la barahúnda de los vecinos también gritando y dando ideas sobre como llegar hasta ella, los bomberos preguntado en qué piso vivía para intentar echar abajo su puerta y los municipales intentando hacer callar a todos para poder escuchar a la mujer.

Desde el tercer piso ha empezado a descender un bombero haciendo rappel y al final, desde mi propio edificio han conseguido alcanzarla, gracias a que consiguieron abrir una puerta de las que dan al patio, permitiendo que otros dos bomberos saltaran esas vallas y llegar donde estaba ella, abrir la puerta de su casa desde dentro y que entrara el SAMUR a atenderla.

La mayor parte de mis vecinos y la gente del barrio son personas mayores de 70 años, muy asustadas por las atrocidades que suelen contarles en las emisoras del TDT de las que son espectadoras ávidas. Rejas, puertas blindadas, alarmas, hasta muretes cubiertos con cristales rotos son panorama habitual.

Pues bien, a pesar de todo lo que hemos podido vivir en directo, alguien, cuando ya se habían llevado a la vecina, ha comentado vaya, con qué facilidad han saltado los bomberos, habrá que hacer algo...

viernes, 28 de agosto de 2015

Generación de idiotas

No lo pongo en sentido cronológico, sino en el de causar, producir, crear, hacer, formar, ocasionar, establecer, criar, engendrar, etc. Por esta sociedad en la que vivimos.

Junto a las noticias de las persecuciones infames a quiénes huyen de la guerra o a las de los muertos en las pateras, hoy han puesto estas dos (pongo los enlaces en los medios para mostrar que son ciertas y no engañifas de internet)

1. Una de ellas hace referencia al invento de una máquina que mide el miedo que se pasa al jugar con determinados videojuegos, eso sí, invento de ejjpañoles

2. Un pavo bate un record mundial de cruzar un abismo en la cuerda floja


Me pregunto si alguien ha medido el miedo de esas personas a las que apalean en las fronteras europeas, seguro que una sola de ellas rompería la dichosa máquina.

Ante hechos así, no me extraña muchas de las cosas que nos suceden, propias de idiotas, como el ascenso de las ideologías fascistas y el sufrimiento que provocamos a lo ancho del mucho. Pero eso sí. algunos siguen sin enterarse...

viernes, 21 de agosto de 2015

Un breve paso por Madrid

Pues sí, ayer me vine a seguir resolviendo papeles, el L4 en concreto. Hay muchos papeles que resolver en todas partes...

El caso es que esta mañana, al terminar de gestionar el dichoso L4 (no confundir con el F4, que eso nos ha llevado un buen rato) en Función Pública y yendo a ver a mi madre, me he topado de narices con un momento horrendo, que me ha dejado con una naúsea que no he conseguido quitarme aún. Hablo de Madrid, a día 21 de agosto de 2015, sobre las 14'00 horas.

He visto un accidente laboral, en el que un muchacho de veintipocos estaba espanzurrado en plena calle, porque se le había caido encima el contenido de la grua pluma de la obra en la que estaba trabajando; una montonera de escombros que estaban sacando a la calle a través de un balcón de un tercer piso, sin medidas de seguridad de ninguna clase, ni para los curritos ni para los viandantes. La barandilla de hierro de otro de los balcones, justo debajo del de la obra, estaba destrozada y algunos cachos grandes de forjado estaban ahí tirados también.

El chaval estaba tirado en el suelo, ensangrentado, a pleno sol (no quería moverse), apenas hablaba. Los escombros desparramados por la acera. Unas personas trataban de hacerle sombra y le estaban poniendo bolsas de hielo por todas las magulladuras que tenía. Estaba la policia nacional tomando declaraciones a la gente ahí agrupada.

Le preguntado al muchacho si estaba contratado legalmente o si al menos tenía un seguro, me dijo que no, que nada de eso, en perfecto castellano. Con los compañeros de obra que le estaban consolando parecía hablar guaraní (no es que yo domine esa lengua, pero la he oido hablar en algunas ocasiones y me ha sonado así...).

De modo que me he dirigido al policia que estaba tomando notas y le he pedido que apuntara que ese trabajador y esa obra no tenían ni medidas de seguridad, ni contrato ni nada que pudiera paliar un poco la situación que debía afrontar. La respuesta ha sido tajante, con tono bastante despectivo, de quién tiene mucha razón a sus espaldas y pocas ganas de atender a los ciudadanos: 

¡Señora, esto está en manos de profesionales, váyase de aquí!

A esa respuesta se ha sumado un grupo de corifeas, de entre las piadosas que estaban poniendo bolsas de hielo; eso, que ésta ha venido a echarnos un mitin, que se vaya... y han seguido con su devota labor, mientras comentaban entre ellas la suerte que habían tenido de que ni sus personas ni sus balcones se hubieran visto afectados por el accidente, porque eso era lo que había pasado, un accidente, y no se podía hacer más...

Entonces he pensado en la mierda de país en el que he nacido y me he explicado muchas cosas. En ese momento han llegado los Bomberos y, mira que curioso, lo primero que han hecho ha sido preguntar por las medidas de seguridad de la obra.

A lo mejor sí hay todavía un resquicio para no caer en el desaliento.

lunes, 17 de agosto de 2015

Venganza de Saladino

Beirut nos recibió bien, pero me tenía guardada una sorpresa en forma de venganza, no de Moctezuma, porque no procede, sino de Saladino, como muy bien definió un lenguaraz amigo en el feisbuk. Justo una semana tirada en reposo, a base de rehidratación y patata cocida con menta seca espolvoreada por encima, infusión de limón y comino (manosanto con los retortijones) y en pleno proceso de recuperación, aunque no está siendo fácil.
 
Imagino que adaptarse al agua, los alimentos y el día a día tienen estas consecuencias. Durante todo este tiempo que llevamos aquí ya, creo que me sigue pareciendo lo más chocante las siguientes cosas, que citaré sin ánimo de criticar, sino como manera de señalar las diferencias que esta menda, castellana del sur del uadī-ar-raml, encuentra entre su terruño y este en el que le ha tocado vivir:

1. El peculiar urbanismo de la ciudad, en parte condicionado por el terreno (madredelamorhermoso, qué cuestas más pindias hay aquí) y en parte por los terribles destrozos causados por los años de guerra que se sufrieron entre 1975 y 1990, más las propinas enviadas desde el sur. Toda la ciudad está atravesada por autopistas y calles que tienen medianas insalvables, pasos a distintas alturas y cortes que realizan distintas entidades (sobre todo el ejército), de modo que hacen bastante inútil al GPS, al CoPilot o lo que sea que pongas para orientarte. Lo más útil es aprenderse un camino y hala...

Una, que viene de crecer en un barrio con estructura reticulada, tiene dificultades para orientarse en esta ciudad de Beirut, que tampoco responde al modelo medina árabe. Es decir, que no hay tampoco una zona tipo casco antiguo de Toledo o Fes, por poner ejemplos concretos. Más bien parece que la ciudad ha ido creciendo a la mecagoendiez, según antojos y con escaso poder de las autoridades para instaurar planes urbanísticos.

2. La conducción, producto de una serie de factores, descritos por otro amigo del feisbuk, que hacen de la experiencia de llevar un coche por aquí todo un reto...

Aquí se valora más la costumbre que la norma reglamentada, escrita o normativa. Hay muchísima corrupción en la administración y se puede pagar por obtener el carnet, de hecho, no se ven coches autoescuela por las calles (en todo este tiempo he visto sólo uno, con una sola persona dentro).

La mayoría de los coches son automáticos o semiautomáticos, lo que permite menor control sobre la conducción y fomenta más el descuido. Si hay un semáforo en rojo y nadie está cruzando, lo suyo es saltarse el semáforo. Si hay un paso de cebra y mucho tráfico (lo habitual, vaya) los coches no paran y hay que echarle valor pa'cruzar, de coche en coche, lo mejor es pegarse a un paisano y cruzar a su verita. Todo el mundo considera que ésta es la manera normal de cruzar, con o sin paso de cebra. Cruzar allí es una lucha por hacerse valer o encontrar el momento adecuado, por ir avanzando de coche en coche en las pausas y esperar al siguiente, por encontrar un resquicio. Y nadie se extraña de ello. Es más, es frecuente encontrar gente andando por las autopistas, como si fuera el pasillo de su casa. No se suelen hacer los STOP e incluso se acelera, si no hay nadie pasando.

Se saltan las direcciones prohibidas y utilizan ráfagas de luces para avisarse y esperar su turno en caso de que venga alguien en dirección opuesta. También es frecuente ver como se hacen giros de 180 grados en plena autopista.

El tráfico en lugares transitados es como un magma que avanza lentamente.

Se utiliza de manera casi constante la bocina como manera de avisarse en caso de maniobra brusca o inesperada, como forma de reñirse, de meter presión, de avisar que quieres cambiar de sentido. Prácticamente para todo, con lo cual, al final no te enteras de nada, porque además es el sistema que tienen los taxis para avisarte de que están ahí.

Se gira en mitad del carril central de una autovía urbana o avenida sin pasarte al carril contiguo cortando el tráfico repentinamente al que viene a tu vera, simplemente utilizando el claxon, casi sin usar el intermitente. Si hay mucho tráfico y pocos carriles en una autovía urbana, en un túnel, en un atasco, la gente se reparte los carriles apretándose los vehículos unos más a otros, invadiendo parte del carril contiguo y formando "carriles nuevos", dejando espacios cortísimos entre coche y coche, despreciando las normas básicas de la Geometría y otras leyes de la Física.

A menudo viene a gran velocidad en una recta un coche o furgoneta en el carril contrario y pasa pegado a ti casi rozando a pocos centímetros. La gente lo ve normal y no se asusta ni se lleva las manos a la cabeza, como yo sí me las he llevado.

Las guaguas o microbuses (privados, sin recorridos conocidos) no tienen paradas, o si las tienen es como si no las tuvieran o no están señalizadas: van constantemente usando el claxon y parándose o reduciendo la velocidad al pasar junto a un grupo de personas o gente que está parada o paseando lentamente por la acera, para ver si alguien quiere montarse, y te ves al chófer mirando despacio y con cuidado por la ventana o puerta de su derecha, a veces incluso haciendo pequeñas pausas, pitando o esperando si ve que alguien viene con intención de montarse o dando la oportunidad de que alguien lo haga.

Es otra forma de vivir, de conducir y de entender la vida, de vivir las reglas o la normativa de tráfico, de manera mucho más flexible, menos reglamentada o normativa, rozando el límite entre lo legal y lo alegal o ilegal y estableciendo y funcionando en la práctica de acuerdo a su propio derecho consuetudinario, como ocurre en las culturas tradicionales y premodernas, pero en una sociedad mediterránea, abierta al comercio, antiguo centro financiero de Oriente Próximo hasta hace décadas, de raigambre cultural mitad árabe, mitad fenicia, mitad cristiano-siriaca y mitad griega, aunque lingüísticamente sea sólo árabe con el francés y el inglés como lenguas turísticas habladas por universitarios de cara al extranjero (o en el caso del francés, por personas mayores que vivieron la colonia).

Aun así es una sociedad infinitamente más cosmopolita, alternativa, permeable y culturalmente rica que la nuestra.

domingo, 2 de agosto de 2015

El día del viaje

Para una vez que llegamos a Barajas con tiempo suficiente, nos han retrasado la salida más de una hora, porqué el aeropuerto de destino en Estambul, Sabiha Gökçen, que es enorme y recuerda un poco a la T4, está pendiente de unas reformas y funciona de aquella manera, de modo que vienen a coincidir muchos vuelos a la misma hora y los tienen que ir organizando...


En la cabina llevábamos unas pantallas que nos permitían seguir el rumbo, la altitud, la temperatura exterior, el tiempo y los kilómetros pasados y los restantes hasta destino, lo cual nos pareció una idea buenísima, sobre todo a la adolescente pelirroja: me ahorré un montón de ¿cuándo llegamos, falta mucho...?

Desde nuestra ventanilla se veía el extremo del ala y en ella había un Pegaso, claro, ¡la aerolínea se llama Pegasus!

Debajo de nosotras un mar de nubes y a nuestro lado una chica rusa de Krasnodar, que comía sobaos pasiegos, con mucha sorpresa por nuestra parte. Nos ha tocado comprar la comida, típica de avión aunque no la peor posible. Y venga a pasar el consabido carrito con tabaco y perfumes y estas cosas, en el más puro estilo Ryanair.

El avión nos ha llevado a Estambul por una ruta un tanto inesperada, pasando por Zaragoza, hacia Toulouse, Grenoble, siempre sobre las nubes (ni un poquito de Pirineos o Alpes pudimos ver) y en un momento dado viró al Este, hacia Milán dónde empezaron a desaparecer. De ahí seguimos hacia Sofía y Plovdiv.


Luego nos han tenido dando vueltas alrededor de Estambul casi otros tres cuartos de hora. El tránsito no ha sido complicado, más bien apenas hemos tenido tiempo para hacer un pis y ya, pero una vez dentro del avión (de la misma aerolínea) a Beirut nos han tenido sin despegar durante una hora y media. Desde dónde estábamos parados no se veían más que aviones aterrizando, una especie de caravana aérea que no ha salido en la fotos mecachis.

Nos pusimos de mala baba, todo el pasaje y yo con un doloraco de cabeza horrible, porque no funcionaba el a/a. Cuando por fin despegamos todo el mundo se puso a aplaudir, con cierto choteo. De nuevo alguna vuelta sobre Estambul, pero no pudimos verlo bien porque nos tocó ventanilla justo encima del ala, aunque me parece que no pasamos por lo más significativo.

Total, que creo que intentaré evitar en lo posible esta escala, porque es muy pesao viajar así. Una pena, porque la atención es muy buena. Incluso el avión tenía un aire naif muy curioso, hicieron un concurso y eligieron varios dibujos de peques de Turquía para decorarlos:



Ya me extrañaba a mí que cada vez que hablaba con alguien de Pegasus para algún asunto, siempre citaban los protocolos aéreos de seguridad en aeropuertos y que podrían variar los horarios. Ahora ya sé exactamente que quiere decir eso.

Finalmente llegamos a Beirut sin más historias, tardísimo eso sí. Pero dispuestas a afrontar tooooodo lo que se nos viene encima, que no va a ser moco de pavo.

lunes, 27 de julio de 2015

En dos días marchamos

Esto es la vorágine, en plenitud.

Repasar qué falta (muuuuuuuuuuuuuuucho) y qué sobra (también). Ayuda poca, porque hay quién todavía está ejerciendo mucha resistencia pasiva al cambio de vida. Bueno, a veces es una resistencia bastante activa, como la de no presentarse a un examen de francés, a ver si colaba y no conseguía uno de los certificados que le solicitan en su nuevo instituto... Afortunadamente no le valió de nada y ya tenemos el dichoso papelito. 

De repente todo lo que te rodea se te antoja imprescindible y a los cinco minutos inútil. Así no hay quien pueda hacer un equipaje decente, pero en ello estamos.

Despedidas, pues es un horror. Hay tantas personas a las que llamar y ver, a las que abrazar. Pero no tengo tiempo material para hacerlo. Y creo que tampoco quiero hacerlo, porque no es una cuestión definitiva esto de irse a Beirut. Al menos no quiero verlo así.

De modo que sigo con mis quehaceres, ¡que aún tengo un porrón de asuntos que dejar apañados!

miércoles, 15 de julio de 2015

Terrible aprobación del TTIP

Pese al amplio rechazo social y sindical, el pasado 8 de julio de 2015 el Parlamento Europeo aprobó, por 436 votos a favor, 241 en contra y 32 abstenciones, una resolución a favor de las negociaciones que EEUU y la UE están manteniendo, a espaldas de la ciudadanía, sobre el Tratado de Libre Comercio (TTIP), así como la reforma maquillada del mecanismo de resolución de controversias entre inversores y Estados, conocido como ISDS, que sigue permitiendo a las multinacionales llevar a los Estados ante un tribunal de arbitraje cada vez que apruebe una ley que amenace sus intereses privados, situando los derechos del capital y las empresas por encima del interés de trabajadores y ciudadanos.


domingo, 12 de julio de 2015

Trastorno de acumulación y síndrome de Diógenes

Yo pensaba que respecto a estos problemas andaba bastante lejana, pero ¡quía!

El camión de la mudanza llegó hace nada y llevo unos días enloquecida haciendo repaso de trastos, chirimbolos, mamotretos, chismes, cacharros, armatostes, cachivaches, bártulos y trebejos que deben partir, permanecer o reciclarse. Lo que se puede llegar a ocultar en inocentes bolsas al fondo del armario...

También es el momento elegido por infinidad de esos trastos, chirimbolos, mamotretos, chismes, cacharros, armatostes, cachivaches, bártulos y trebejos para estropearse. De modo que no me falta entretenimiento y un poco de emoción, ya que algunos no están reparados a tiempo de que el camión los recoja. Puede sonar ridículo, pero hay multitud de cosas de uso normal en la vida cotidiana que allí existen y pueden comprarse, claro, pero hasta cuatro veces más caras que aquí. Con lo cual, lo que suele hacerse es cargar con todas ellas para los primeros meses de estancia, hasta que aprendes dónde encontrarlas a precios razonables.

Luego salen las dudas, las eternas dudas:

Esto que lleva almacenado durante milenios, esperando el momento propicio de usarlo... ¿lo sigo guardando o sale a reciclaje...? 

Estoy optando por esto último y sinceramente, da mucho gusto. La parte buena es que te encuentras cosas que creías perdidas. Es una suerte de excavación en tu propia casa, a la que hay que aplicar método Harris para que dé buenos resultados. Menos mal que no he olvidado del todo el sistema.

La mudanza ultramarina tiene sus propios códigos para hacerla fácil:


  • No hay que poner nada en cajas ni en bolsas ni nada de eso. Hay que decidir qué no te llevas y qué sí te vas a llevar.
  • Poner una pegatina adhesiva de color chillón a lo que te vas a llevar. La mudanza lo recoge y lo embala según sus propias normas, para poder luego responder si hay roturas.
  • Hacer una lista de dónde están las cosas que se deben recoger: esto lo he aprendido a posteriori, es decir, que se me han quedado algunas en el tintero.
Y esperar que no sea demasiado caluroso el día elegido. Esto no pudo ser, me temo. La cuadrilla que vino por las cosas fue muy peculiar: un capataz de Toledo, un operario rumano y otro marroquí. Este último en pleno Ramadán, practicante. Quién diga que los creyentes no trabajan en Ramadán pueden irse callando la boca, porque este hombre curró como el primero, sin probar gota de agua (con unas toallas empapadas en agua fría intentamos paliar un poco las consecuencias) durante todo el tiempo que duró la recogida y luego el traslado al contenedor.

Las cosas salen de casa al almacén de la mudanza en un polígono industrial, allí se estiban en el contenedor que luego se carga en un camión. Llegan al puerto de Valencia y ahí se cargan en un barco, así, con los contenedores en cubierta. Cabe la posibilidad de que en un golpe de mar los tire por la borda...



El barco citado llega al puerto de Beirut y allí vuelven a subir el contenedor en un camión et voilà, otro montón de trastos, chirimbolos, mamotretos, chismes, cacharros, armatostes, cachivaches, bártulos y trebejos que tocará volver a colocar allí. Para no aburrirse ni un minuto, vaya.

lunes, 15 de junio de 2015

Lajee Dabke Troupe

Desde hoy, y por primera vez en España, nos visita la Lajee Dabke Troupe, un grupo de baile tradicional palestino del Centro Lajee.

A continuación os dejamos el programa de Madrid, aunque el grupo estará también en Euskadi, Navarra, Barcelona, Alicante y Andalucía.

Os invitamos a difundir el evento
https://www.facebook.com/events/1446168732352550/ y a participar en los diferentes eventos

Lunes 15 de Junio

18:00 – "Resistir para existir". Exposición fotográfica, proyección de cortos y debate. Sala Estafeta, Ateneo de Madrid (Calle del Prado, 21)

20:30 – "Palestina a través de su baile". Actuación en el barrio de Tetuán, Plaza Canal de Isabel II (POR CONFIRMAR)

Martes 16 de Junio

19:00- Actuación de Dabke.

Participan: Solfónica del 15M, grupo de dabke de la Embajada Hispano-Palestina y Lajee Dabke Troupe.

Centro cultural Nicolás Salmerón (C/ Mantuano 51, metro Prosperidad)

Miércoles 17 de Junio

11:00 Mesa redonda " Periodismo: análisis del oficio en Palestina" 
Participan: Mohammad Alazzah (periodista y fotógrafo palestino), Carmen Rengel (periodista del Huffingpost), Antonio Pita (ex-corresponsal de la agencia EFE) y Elena Herreros (periodista, moderadora)
CAUM (C/Atocha, 20)

19:00 – "Miércoles solidario en el mercado de San Ildefonso". Exhibición, corto y baile.
Invitación de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.
Mercado de San Ildefonso (C/ Fuencarral, 57 metro Tribunal)

Lajee es un centro comunitario situado en el campo de refugiados de Aida, formado por los propios refugiados. El centro proporciona, especialmente a los más jóvenes, oportunidades culturales, educativas y sociales. Todos los proyectos del centro responden a las necesidades de la comunidad y a las habilidades y conocimientos de sus miembros, y siempre apoyando en sus actividades los derechos del pueblo palestino. Las visitas culturales son una parte esencial del trabajo que realiza el Centro Lajee, donde se consigue informar a una gran variedad de personas sobre la situación que viven en Palestina y sobre su cultura. Además de las actuaciones de baile y de hacernos vivir una parte de la cultura palestina, el grupo también trae exposiciones de fotografía y nos ofrecen sus testimonios sobre el día a día en Palestina. Las visitas también ayudan a construir y reforzar los lazos entre los movimientos de solidaridad internacionales, lo que repercute en un mayor apoyo al Centro y al pueblo palestino. Os animamos a que vengáis a verlos y participéis en las actividades, es una oportunidad única de poder conversar y compartir con estos jóvenes, que son el futuro de Palestina.

Sobre Gas Natural Fenosa

Pues como les sucede a las cogutas terroneras, debe ser la época de la reproducción de los timos de las grandes compañías, en este caso, Gas Natural Fenosa. Me gusta mucho esto de la libertad para elegir la empresa que me time...

Hace unos días recibo una llamada de un fijo de mi provincia. Como estamos en fase traslado, respondo porque la llamada puede tener que ver con esto. ¡Ah, pero no...!

Una voz femenina, resuelta y potente, me dice que son Gas Natural Fenosa y que saben que la instalación en casa de mi mami (que yo le gestiono, por eso tienen mi número) no ha pasado las revisiones pertinentes. Por lo tanto me ofrecen un servicio de mantenimiento buenísimo y baratísimo (sólo 4 euros al mes) y que ellos se ocupan de todo. Que vaya buscando sitio en la agenda para que los técnicos pasen por casa y lo dejen todo niquelao...

Joé, pues vaya...

Pero algo hubo en esa llamada que no me gustó mucho, asi que me puse a mirar por internet si había noticias del número entrante, el 912524227, y resultó que sí, que es un número de una centralita sospechosa y denunciada por acoso, que no recibe ni llamadas ni mensajes.

Se trata un número usado por compañías subcontratadas por Gas Natural Fenosa, que se dedican a llamar a los usuarios de la compañia principal, a los que les cuentan la milonga de la revisión. El servicio se firmaría con esta subcontrata y además, no respetan esa oferta tan buena una vez pasado el primer año, ya que transcurrido ese tiempo, le pegan una subida de casi el triple por un servicio que no es obligatorio.

Es decir, doble timo, porque por un lado han cogido/recibido o lo que sea tus datos de manera fraudulenta y segundo, se hacen pasar por quienes no son.

Las llamadas se han seguido produciendo, también desde otro número, el 910501284. Desde las 7'45 de la mañana hasta las 22.15 aproximadamente.

¿Manera fácil de terminar con las llamadas no deseadas? Si os llaman, pedid que esa oferta la manden por escrito con todos datos, al domicilio del abonado, para estudiarla y ver todas las peculiaridades de la misma. A mi me ha funcionado, de momento...

Aquí unos enlaces:


viernes, 12 de junio de 2015

Llueve sobre Madrid, otra vez

Se está convirtiendo en tradición ya: caen cuatro gotucas y Madrid se convierte en una suerte de remedo veneciano que trastorna a todo el mundo:





El metro de Madrid no vuela, ¡¡NAVEGA!!



Son imágenes que he sacado del feisbuk, de un grupo que se llama Orgullosos de ser madrileños, que tiene una cierta socarronería.

Entre la panda de primates pensantes que dirigen las obras del municipio, para los cuales los conceptos básicos de la Geología no existen (por ejemplo, el agua siempre va para abajo), la panda de primates pensantes que gestionan las contratas (por ejemplo, que eliminan personal, que no cualifican a sus trabajadores en la materia, y claro, a lo mejor es gente que no ha cogido un nivel en su vida, instrumento harto necesario si se quiere hacer una acera sin ondulaciones), los ahorros que hacen en materiales y diseños (vaya ser que no tengamos parné que llevarnos a la saca). los recortes en personal de limpieza de calles (los tradicionales barrenderos, que entre otras cosas, mantenían despejadas las alcantarillas y evitaban que los sumideros se atrancasen, ver el ejemplo en la zona de Arturo Soria, donde ha muerto una persona, por la fuerza del agua), el resultado es que Madrid se sume en el caos ante eventos como una tormenta fuerte. Pero somos primer mundo, ¿eh? y nos permitimos dar lecciones a Grecia.


Este es el estado habitual de los sumideros de las calles de Madrid, en cuanto llueve un poco, se forman grandes charcazos sobre aceras y calzadas que impiden a los peatones moverse y que algunos conductores, con la gracia en el culo, se dedican a pasar a gran velocidad y empapar a los caminantes.

Pero mientras tanto, nos indigna que un futbolista haga públicas sus ideas políticas o que a una ciudadana le quiten sus títulos nobiliarios...

miércoles, 10 de junio de 2015

Nervios y papeleos para Beirut

Conforme se acercan las fechas clave, lo dionisíaco va tomando el lugar de lo apolíneo. Es decir, que me voy poniendo de los nervios.

Hay trámites que rozan el surrealismo, por ejemplo, la legalización del expediente escolar para poder cursar el bachillerato internacional:

1. Pedir los certificados de estudios al CEIP y el IES correspondientes.

2. Llevarlos a poner un primer sello a la Consejería de Educación de la CAM. Curiosamente, se entregan en un edificio (Gran Vía) y se recogen en otro (c/ Alcalá).

3. Se llevan a poner un segundo sello al departamento correspondiente del MAEC, previa cita telefónica.

4. Hay que pasarlos por traducción jurada, más sellos.

5. Finalmente, se llevan a la embajada libanesa, para poner el sello que remata el proceso.

No todos los pasos son gratis precisamente. Además, hay que efectuar los cinco pasos de manera presencial y en cronosecuencia analógica, tal como los he descrito (o sea, pegarte los paseos a las oficinas, en días diferentes, porque no se puede hacer todo en la misma mañana)

Otra odisea están siendo las vacunas.

La sencilla, clara y concisa recomendación por escrito del departamento de Sanidad del MAEC, que consiste en vacunarse de Hep. A y de las fiebres tifoideas, no sirvió a mi dra. del centro de salud para hacerme las recetas correspondientes. Me hizo acudir a otro departamento de Sanidad Exterior (mira, ahí pude conocer un edificio precioso de la calle Montesa) para que me volvieran a poner por escrito las mismas recomendaciones.



De modo que me ha tocado:

DÍA 1. Ir a una primera consulta al centro de salud, en la que me piden análitica para ver si tengo anticuerpos Hep.A y B.

DÍA 2. Hacer la extracción y pedir cita para ese segundo departamento de Sanidad Exterior.

DÍA 3. Recoger la analítica, pasar consulta para mostrarla, pasar a enfermería para que me pongan la primera dosis de la vacuna contra Hep.B (no solicitada por Sanidad, pero ya que estamos...)

DÍA 4. Acudir al segundo centro de Sanidad Exterior (el bonito de la calle Montesa). Allí flipan cuando les cuento mi rollo y me dan el mismo papel que ya llevaba. Para cubrir expediente, imagino, me dicen que también me vacune del tétanos.

DÍA 5. Volver al centro de salud con la recomendación duplicada, sufrir el doble puyazo del tétanos y de la segunda dosis de Hep.B, que es al mes de la primera, pero ya tocaba; finalmente, que me hagan las recetas para el resto de vacunas, o sea, la de fiebres tifoideas. Que curiosamente me ha resultado muy difícil encontrar en las farmacias de Madrid, porque en todas me decían lo mismo Sanidad está acaparando los lotes

En fin...

viernes, 5 de junio de 2015

SOBRE JAZZTEL

Ayer recibí una llamada en la que se identificaron como de mi compañía de teléfono, para hacer unas preguntas sobre una avería que he sufrido hace poco. Por motivo de las "comprobaciones" me sacaron info sobre mi contrato y tarifas y todo lo imaginable.

Hoy recibo una llamada, de la misma persona con la que hablé ayer, a la misma hora y del mismo número (983070367), en la que se identifican como Jazztel y que lo que quieren es ayudarme, porque saben que tengo problemas con mi actual compañía...

He intentado denunciarlo ante la AEPD, pero no admiten la denuncia porque no tengo pruebas de las dos conversaciones mantenidas. Como mucho, me sugieren que meta un escrito en Jazztel solicitando el borrado de mis datos...

Ahí queda eso

lunes, 25 de mayo de 2015

Elecciones 24 de mayo 2015

Ayer noche ejercí mi derecho a asistir al recuento de la urna para el Ayuntamiento, en mi colegio electoral, según el Artículo 95.2 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General (LOREG).

No fui la única, al menos nos presentamos 3 personas, con cierta sorpresa por parte de algunos interventore/as pepero/as. Afortunadamente las cosas se desarrollaron de manera correcta.

Me llamó la atención una papeleta con voto nulo, debido a las proclamas nazis que habían escrito en ella.

El colegio en cuestión es un centro no apto para cumplir su función como colegio electoral. Esta situación ya se vivió en las elecciones Europeas anteriores, por cierto, yo pensé que alguien iba a hacer algo, pero nada, otra vez nos han tratado como borregos...

La entrada y salida del centro se realiza por una única puerta, en la que hay que salvar un escalón mucho más alto de lo habitual, al que le ponen una estrecha rampa de madera, muy corta, con más de 45 grados de inclinación y que no alcanza a cubrir la altura del escalón, de modo que es absolutamente ineficaz para salvarlo, además de dificultar, aún más si cabe, el paso de personas mayores con muletas, sillas de ruedas o personas con cochecitos de bebé. Como es la única manera de entrar o salir, se producen unos atascos que ya te digo...

Por otra parte, la distribución de las aulas (que entiendo muy pertinente en asuntos escolares) obliga a juntar todas las mesas electorales en la capilla del colegio, a la que se accede por otra única puerta, que en los momentos de mayor afluencia del electorado, se queda bloqueada por la cantidad de personas que pretenden entrar y salir por ella, además del follón que se produce en ese recinto, con colas de las mesas que se entrecruzan malamente –no hay sitio para hacer colas organizadas- y generan mucha confusión entre el electorado.

Es decir, que medidas mínimas sobre accesibilidad y prevención de riesgos con afluencia de público apenas se cumplen.

Debido a la citada organización de las aulas y el patio, desde que se abrió el colegio tuvimos un gran problema con la mesa para las papeletas (una única mesa para todo el colegio electoral, porque las otras posibles estaban ocupadas por necesidades del centro para otras cuestiones). No sólo esto, sino también fue situada en un pequeño vestíbulo, al que se accedía por una única puerta, lo cual generó unas enormes colas de votantes, hasta bien pasadas las 16’00 horas. Gracias a la insistencia de los interventores de las distintas formaciones, se pudo sacar a un espacio más accesible e incluso, a última hora, consiguieron poner una segunda mesa.

Es decir, no se previeron las necesidades básicas de un día electoral como el de ayer.

También fue llamativo comprobar que los representantes de la Administración (todos ellos muy jóvenes) comentaron abiertamente que cada uno recibe 300€ por ejercer tal función.

Aquí dejo un texto sobre esta figura de los Representantes de la Administración y su democrático modo de ser elegidos, ya que algunos de ellos explicaban sin rubor alguno que estaban ahí ejerciendo esta representación gracias al "enchufe" de sus padres o amigos:


En fin, que felicito a lo/as madrileño/as por votar masivamente a la persona que ha ordenado las cargas policiales contra la gente durante los últimos cuatro años. Vosotro/as mismo/as...

martes, 19 de mayo de 2015

Aterrizando en Beirut

Para llegar a Beirut no hay vuelos directos, ni desde Madrid ni desde Barcelona. La variedad de puntos de escala es muy amplia: Roma, Estambul, Ankara, Amman, etc. y dependiendo de las compañías, puedes llegar a echar más de 24 horas de viaje, sin que eso necesariamente sea más barato.


La primera visita la hemos hecho con Alitalia y una escala de hora y media en Fiumicino (Roma), que es un aeropuerto enorme, de modo que consumimos casi todo el tiempo de la escala en la caminata hasta llegar a la puerta de embarque del avión a Beirut y la enorme cola de seguridad que hay que tragarse para salir del Espacio Schengen.

Por todo Fiumicino, zona de tránsito (suena muy eclesial esto, pero no pienso poner transfer) hay montones de chuli-tiendas, de a tropecientos mil el cacharrete, a pesar de ser sin impuestos (no me quiero figurar lo que deben costar esas cosas en una tienda al uso, ni tampoco quiero poner duty-free...) pero no hay tiempo para curiosear. También están las insufribles tiendas de alcohol, las de perfumes (esas molan porque puedes probarlos de las muestras), las de productos típicos italianos (hay cosas buenas, sinceramente) y unos cuantos sitios para tomar algo, igualmente insufribles, con olor a cutre pizza, como sucede a veces en los ascensores de las casas con estudiantes. La primera parte del vuelo no se hace pesada, ya que dura un par de horas aproximadamente. Pero en la segunda parte, Roma Beirut, que son unas tres horas más, es muy cansina, sobre todo cuando ves que queda poco y no se llega, no se llega, no se llega... La parte buena es que te sirven una comida a bordo durante ese trayecto.

Lo primero que se ve al llegar de noche a Beirut es un mar de luces, muy potente, que de ninguna manera te hace sospechar que son todas producidas por generadores de gasóleo, ya que la electricidad, como la entendemos aquí, solo funciona cuatro horas diarias. Por eso es muy importante asegurarse, al buscar una vivienda, que tenga el correspondiente generador o un enganche al comunitario o cómo sea y que el precio esté incluido en el alquiler (además de los impuestos municipales).

Una vez fuera del aeropuerto Rafic Hariri se te clava en los ojos esa impresión caótica que cité en el primer post -por mezclada y abigarrada- que es la ciudad de Beirut. Unos barrios con características muy determinadas (campos de refugiados palestinos, por ejemplo) se suceden a otros totalmente diferentes, separados por una calle. En unos lados impera la tradicional visión oriental de exterior sin destacar-interior (presuntamente) cuidado, mientras que en otros ya el exterior muestra claramente que puede esperarse dentro, como Achrafiyeh o Hamra. Ya les dedicaré unas palabras...

Los conceptos Urbanismo y Planificación del territorio son manifiestamente mejorables. Uno de los problemas más graves que tiene este país y que se percibe sin mucha dificultad, es que la administración pública (ya sea local o provincial) tiene muy poca presencia y fuerza en la sociedad, de modo que, estrictamente, cada quien viene haciendo lo que le da la gana y cuestiones como poner aceras en la calle, dependen de la voluntad de quien construye los edificios, por ejemplo. Así que adiós a mi querido paisaje urbano de retícula hipodámica y el radial, propios de Madrid, porque apenas hay sitios para pasear en el sentido que aquí se entiende. Al menos que haya visto en esta primera visita. También eché de menos zonas verdes, aunque seguro que las hay.

La otra cuestión que ves inmediatamente son los puestos de seguridad por todas partes, con parapetos enormes de sacos terreros. Mucha seguridad no parece que proporcionen, sobre todo por la cara de aburrimiento o cashondeo fino de los mendas que los ocupan, aunque debo decir que algunos se toman muy en serio su trabajo e incluso un pequeño error gramatical (chapurreando con ellos en árabe), hace que te paren y no te muevas hasta que se aclara el entuerto. Si te los tomas como referentes territoriales, ayudan a moverse por una ciudad en la que lo habitual es que sólo las calles más importantes tengan nombre conocido...

Bueno, otro día, más.

Viviendo Beirut

Entre todos los regalazos que el Universo nos ha propinado desde finales de 2012, ha habido uno algo diferente. No lo he citado hasta ahora, por si acaso no se materializaba; es más, ni siquiera aún hoy me atrevo a decir que sea cierto al 100%, aunque algunos pasos se han dado ya.

Nos trasladamos a vivir a Beirut una buena temporada, por razones laborales. El asunto comenzará este próximo verano. Por este motivo, hemos estado allí unos días, para buscar casa, instituto y esas minucias.

Siempre oí decir que Beirut es una ciudad única y finalmente he podido comprobar el porqué. No es Europa, tampoco el Cham, aunque eso sí, tiene la luz del Mediterráneo más auténtica que he visto. Tampoco es musulmana ni cristiana, ni puramente francesa (que hay mucho de eso) ni puramente árabe ni otomana. Es Beirut, no hay nada parecido.

Para comprender mejor la ciudad y el Líbano en general, me está ayudando mucho el libro de Georges Corm (2006) El Líbano contemporáneo. Historia y sociedad, Biblioteca del Islam contemporáneo, nº 30. Ediciones Bella Terra, Barcelona. Da gusto leer textos así.

Nada más llegar recibes el impacto brutal de la complejidad de este país, que abarca varias dimensiones. Podría decir que los cinco sentidos no son suficientes para procesar toda la información que te llega y que necesitas desde el minuto uno para poder adaptarte al lugar. Porque sí, es muy parecido a Ejjpaña (comen berenjenas y cordero, hay playas y terrazas, incluso un Carrefur para comprar, la gente es muy abierta y parlanchina), pero a la vez hay un abismo enorme, como consecuencia de las injerencias insoportables del colonialismo y los poderes dominantes.

Me he propuesto (ya veremos, claro) ir relatando aquí esta experiencia, que ya está resultando todo un desafío, aún antes de empezar de verdad.

Un beso enorme.

domingo, 19 de abril de 2015

CONCIERTO SOLIDARIO SALA GALILEO GALILEI

La sección sindical de CCOO de la UNED, en colaboración la asociación Paz Ahora y la agrupación Retórica y Elocuencia del Ateneo de Madrid, organiza el concierto solidario “Vacaciones para la Paz con la infancia de Palestina”. Tendrá lugar en la sala Galileo Galilei de Madrid (c/ Galileo, 100) el próximo día 21 de abril, a las 21.00 horas. La entrada cuesta 12 euros.
Habrá una fila cero a través de la cuenta ES72 2038 1863 5160 0015 4040, en concepto "niños Palestina 2015".

Esta acción es la primera de una campaña destinada a traer niños palestinos a España para que pasen el verano con familias de acogida de la UNED. Los fondos obtenidos del concierto se destinarán íntegramente a lograr este objetivo.

La velada combinará las actuaciones musicales de The Barbees, coro femenino que interpreta a capella música barbershop de los 50; Soraya, danza oriental con alas de Isis (velos no convencionales); Houssam Kawala, laudista de música andalusí de Fez, escuela que heredó el arte del califato de Córdoba; Samuel Castela, ex Vetusta Morla, fusión flamenco-rock; Riham Malak bailarina de la escuela siria; Sama y Dale al Aire, fusión flamenco-árabe; la Compañía de Danza Yolanda Nahid, folclore egipcio e irakí y el grupo de danzas populares Mundanzas, que presenta una danza palestina.

También intervendrán el embajador de Palestina, Musa Amer Odeh; Isabel Galvín, secretaria general de Educación de CCOO de Madrid y se contará con un saludo del rector de la UNED, Alejandro Tiana.


miércoles, 4 de marzo de 2015

Al Turaz Al Andalusí en Segovia

El grupo Al Turaz Al Andalusí actuará el próximo día lunes, 30 de marzo de 2015 a las 20:00 horas en la IGLESIA DE SAN JUAN DE LOS CABALLEROS, Plaza de Colmenares en Segovia.

Duración: 90 minutos
TARIFA General 10 €
Entradas Sin Numerar

El grupo, de origen sirio presentará con su Música y danza desde el alma un repertorio de músicas sirias en el que se fusionan piezas andalusíes orientales (Al Tarab Al Andalusí) y la música sufí (Al Inshad Aldini), acompañadas por los bailes tradicionales (giro derviche y danza sufí).


martes, 3 de marzo de 2015

Danza Oriental, fertilidad y diosas, digo, mujeres...

A menudo, vemos repetirse en los textos, en los blogs y otros sitios de por ahí una suerte de explicación que relaciona los orígenes de la danza oriental con las llamadas divinidades de la fertilidad desde tiempos inmemoriales, a lo que se suelen sumar los lamentables entramados patriarcales de exaltación de las mismas, que, por cierto, aún muchas mujeres siguen teniendo en cuenta.

Yo no puedo dar ninguna explicación al respecto, tipo Boletín Oficial del Estado, que incluya deidades, por muy femeninas que sean, y vincularlas a los orígenes de la danza. Ni pretendo hacerlo, claro.


Pero lo que sí puedo es poner ejemplos auténticos de mujeres que bailan ¡y de qué manera! en pleno proceso biológico del embarazo. Como hizo Alba Pascual el pasado 22 de febrero en el espectáculo Oriental Senses. Decir que el público se quedó pasmao al verla no consigue reflejar ni una pizca las sensaciones que provocó su danza... Aquí está ella:



No me extraña nada que esos tres elementos -danza, deidades femeninas y fertilidad- se hayan fundido en la mente de las personas desde que tenemos memoria, a la vista de este vídeo.

Nuestra sociedad vive el periodo del embarazo como una suerte de tira y afloja para las mujeres, que va desde el desprecio más absoluto (no hay más que ver las declaraciones de determinadas empresarias o el trato que te propinan en determinadas consultas y centros hospitalarios) hasta un exceso de hiperprotección, en la que apenas te dejan un resquicio de aire, no esto, no lo otro, no lo de allá... Por no citar lo que nosotras mismas nos autoimponemos, a modo de hembras alfa, mezclando jornadas de trabajo agotador -para demostrar lo fuertes que somos- con el cansancio que normalmente supone estar embarazada, mientras intentamos poner cara de estoy estupendamente, aunque nos estemos rompiendo por dentro y por fuera, que también pasa.

Es obvio que eso no le sucede a Alba, ella está estupenda mientras baila y se le nota, además. Su energía y su alegría durante este embarazo, al igual que les ha sucedido a muchas mujeres a lo largo del tiempo, es lo que ha llevado a pensar que dentro de ellas reside una fuerza de carácter sobrenatural. Pero lo que hay ahí es la fuerza vital que las personas tenemos y que puede empoderarnos, más allá de nuestro género y de nuestras vivencias.

Por eso me gustó especialmente ver a Alba bailando, porque si de verdad hubiera diosas, seguro que bailarían como ella lo hizo.