domingo, 30 de agosto de 2015

El papiro de Heru

Creo que ya la han quitado, pero esta primavera pudimos ver una grandísima exposición titulada Animales y Faraones. El reino animal en el Antiguo Egipto, producto del acuerdo entre CaixaForum y el Museo del Louvre, que fue la institución que prestó las piezas. Aquí dejo un enlace a una recensión bastante buena de la misma. Si no sale a la primera, hay que pasar las páginas hasta llegar al texto.

Verdaderamente se trata de una exposición sobresaliente (no es la primera que hacen en el CaixaForum, la dedicada a Mesopotamia fue para caerse de espaldas, vamos). Momias de animales, esculturas, frescos, cerámicas, objetos de la vida cotidiana, qué se yo la de cosas que estaban ahí expuestas, con cartelas grandes y buenas explicaciones (olé, olé y olé por el viejo arte de la cartela). Una gozada, vamos...

Pero no es esto lo que quería destacar de ella, sino la presencia de un pequeño papiro, conocido como el Papiro de la denuncia de Heru, informe redactado por el funcionario Heru en el que denuncia un caso de corrupción y acoso a él mismo, funcionario público de la época ptolemaica, es decir, del siglo II a.C. El caso es que Heru fue a inspeccionar un lugar de culto e inhumación de ibis sagrados, harto importantes en la religiosidad de la época. Lo que encontró fue el desvío de los beneficios obtenidos por el santuario y la venta de animales momificados ofrecidos al santuario. Como consecuencia de las amenazas de muerte de los estafadores, decide poner por escrito la denuncia.

De lo cual sacamos dos conclusiones:

1. No nos olvidemos de la vieja demanda del TODO POR ESCRITO, nunca se saben las consecuencias que pueden llegar a tener los textos...
2. La corrupción es una vieja amiga de las organizaciones públicas, no somos nada nuevo. Las prácticas de los corruptores son igual de antiguas, no hay corruptos sin que previamente haya un corruptor que lance el guante, mejor dicho: LA BILLETERA.
Publicar un comentario