lunes, 25 de mayo de 2015

Elecciones 24 de mayo 2015

Ayer noche ejercí mi derecho a asistir al recuento de la urna para el Ayuntamiento, en mi colegio electoral, según el Artículo 95.2 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General (LOREG).

No fui la única, al menos nos presentamos 3 personas, con cierta sorpresa por parte de algunos interventore/as pepero/as. Afortunadamente las cosas se desarrollaron de manera correcta.

Me llamó la atención una papeleta con voto nulo, debido a las proclamas nazis que habían escrito en ella.

El colegio en cuestión es un centro no apto para cumplir su función como colegio electoral. Esta situación ya se vivió en las elecciones Europeas anteriores, por cierto, yo pensé que alguien iba a hacer algo, pero nada, otra vez nos han tratado como borregos...

La entrada y salida del centro se realiza por una única puerta, en la que hay que salvar un escalón mucho más alto de lo habitual, al que le ponen una estrecha rampa de madera, muy corta, con más de 45 grados de inclinación y que no alcanza a cubrir la altura del escalón, de modo que es absolutamente ineficaz para salvarlo, además de dificultar, aún más si cabe, el paso de personas mayores con muletas, sillas de ruedas o personas con cochecitos de bebé. Como es la única manera de entrar o salir, se producen unos atascos que ya te digo...

Por otra parte, la distribución de las aulas (que entiendo muy pertinente en asuntos escolares) obliga a juntar todas las mesas electorales en la capilla del colegio, a la que se accede por otra única puerta, que en los momentos de mayor afluencia del electorado, se queda bloqueada por la cantidad de personas que pretenden entrar y salir por ella, además del follón que se produce en ese recinto, con colas de las mesas que se entrecruzan malamente –no hay sitio para hacer colas organizadas- y generan mucha confusión entre el electorado.

Es decir, que medidas mínimas sobre accesibilidad y prevención de riesgos con afluencia de público apenas se cumplen.

Debido a la citada organización de las aulas y el patio, desde que se abrió el colegio tuvimos un gran problema con la mesa para las papeletas (una única mesa para todo el colegio electoral, porque las otras posibles estaban ocupadas por necesidades del centro para otras cuestiones). No sólo esto, sino también fue situada en un pequeño vestíbulo, al que se accedía por una única puerta, lo cual generó unas enormes colas de votantes, hasta bien pasadas las 16’00 horas. Gracias a la insistencia de los interventores de las distintas formaciones, se pudo sacar a un espacio más accesible e incluso, a última hora, consiguieron poner una segunda mesa.

Es decir, no se previeron las necesidades básicas de un día electoral como el de ayer.

También fue llamativo comprobar que los representantes de la Administración (todos ellos muy jóvenes) comentaron abiertamente que cada uno recibe 300€ por ejercer tal función.

Aquí dejo un texto sobre esta figura de los Representantes de la Administración y su democrático modo de ser elegidos, ya que algunos de ellos explicaban sin rubor alguno que estaban ahí ejerciendo esta representación gracias al "enchufe" de sus padres o amigos:


En fin, que felicito a lo/as madrileño/as por votar masivamente a la persona que ha ordenado las cargas policiales contra la gente durante los últimos cuatro años. Vosotro/as mismo/as...
Publicar un comentario