miércoles, 6 de junio de 2012

Los Piratas del Santander

Con este título me refiero al Banco de Santander por los siguientes motivos:

1. No tengo cuenta con ellos, sólo firma reconocida en la cuenta de una persona que sí es titular de la misma.

2. Hace bastantes meses me envían a casa, sin haberla solicitado, una tarjeta Ferrari Santander:


3. Devuelvo personalmente la tarjeta a la oficina donde está la domiciliada la cuenta citada. Allí insisto en que NO he solicitado ninguna tarjeta y que ésa que me han enviado (no sé quien) no la quiero. La recogen con una amplia sonrisa y me explican que se expiden de forma automática, simplemente al aparecer mi nombre asociado a una cuenta. Que no me preocupe de nada...

4. Esta mañana, me avisa la persona titular de la cuenta, espeluznada porque tenía un cargo de 60 eurazos de una tarjeta que ella desconoce.

5. Localizo el número para quejarme y llamo desde el telefóno de mi trabajo, uno que pertenece a una central que maneja números por todo el mundo. (este detalle es importante, que no caiga en el olvido)

6. Después de los consabidos y repetidos Si quiere mear, pulse 1. Si quiere cagar, pulse 2... acierto a conectar con una persona (por el acento parecía de Villarejo de Salvanés o cercanías) a la que le cuento el rollo.

7. Me pide datos, muchos datos: nombre, DNI, número de la tarjeta en cuestión. El diálogo se desarrolla + así:
  • YO ¡¡Pero si la devolví a la oficina, hace mucho tiempo!!
  • LA MENDA ¡Ah! Perdón. Espere un momento, que averiguo... (esperando, eh, ESPERANDO)
  • LA MENDA Mire, efectivamente aquí consta la tarjeta Ferrari nº tal como devuelta, pero NO DESACTIVADA y claro, pues se ha cobrado como en activo que está.
  • YO ¡¡Pero oiga, que yo esa tarjeta no la tengo en mi poder, que la entregué en la sucursal de la calle X!!
  • LA MENDA  Ya. pero no la desactivaron. Lo hago yo ahora mismo...  (esperando, eh, ESPERANDO)
  • YO Pues mire, solicito que se devuelva el importe que han cobrado.
  • LA MENDA  ¡Ah, no! Eso no puede ser, le devolverán la parte proporcional al tiempo que ha estado en activo hasta la cancelación.
  • YO ¿Cómo dice? ¿Qué no van a devolver el importe total?
  • LA MENDA  No, sólo la parte proporcional hasta la fecha de cancelación.
  • YO Bueno, pues entonces dígame por favor dónde puedo reclamar por esto.
  • LA MENDA  NO LE OIGO NADA, SE ESTÁ QUEDANDO USTED SIN COBERTURA (ruiditos como de freir huevos) NO LE OIGO (más ruiditos) OODJJGF-D DASD HHDYYTST
  • YO ¡¡¡Que me diga dónde puedo reclamar!!! ¡SO PIRATAS, que estoy llamando desde un fijo!  (muuuuuuuchos ruiditos de freír huevos)
  • LA MENDA No le escucho nada, voy a colgar*.
Llamo a la oficina donde está la tarjeta y les cuento toda la historia. Me confirman que efectivamente no se devuelve todo el importe pero que ellos ponen la diferencia.

Les doy de plazo hasta el lunes, que es la fecha en la que me han dicho que los 60 eurazos estarían reintegrados. Si no, cae denuncia. 




*TRUCO: Cágate en los muertos de quien te hable. Inmediatamente responderá porque es un ataque personal. Con eso podrás demostrar ante todo el mundo que cobertura, había. Que lo que no había era ganas de solucionar.

5 comentarios:

Georgina Cuina del Marroc dijo...

jajaja... no es que me ría de tu historia, sinó que me veo reflejada... y creo que somos muchos... hay que andar con un ojo..!!

marta dijo...

Hola Georgina, gracias por pasarte por aquí. Sí que parece de guasa surrealista esta historia al leerla. Pero te aseguro que si no devuelven los dineros, habrá lío...
Un abrazo,

Joaquim dijo...

Hará unos siete u ocho años abrí una cuenta en Caixa Catalunya. Hice un ingreso de unos cuatro mil euros y al cabo de un tiempo retiré el dinero ingresado, salvo ciento y pico euros que no sé por qué dejé en la cuenta. Gran error. Hace un par de años me llegó la primera de una serie de cartas de Caixa Catalunya en las que me dicen que les debo pasta. Me voy con mi libreta a una agencia y les digo que de eso nada, que allí está consignado el saldo a mi favor. Me sonríen con suficiencia. Y es que según Caixa Catalunya, las comisiones, las tarjetas no solicitadas y seguramente el regalo para el cumpleaños del director de la entidad financiera se han comido los ciento y pico euritos... ¡y ahora les debo doscientos y pico eurazos! ¿Ustedes se han fumado mi dinero de la libreta, y aún pretenden robarme doscientos euros de mi bolsillo? El tipo sigue sonriendo beatíficamente. Rompo la carta en su morros, la tiro sobre la bandeja de la ventanilla y me largo. ¡¡Ladrones de mierda!!.

marta dijo...

Y una de las cosas que están haciendo estos piratas a la chita callando es colarse en las universidades públicas, sin ápice de resistencia por parte de las mismas, para enseñar a piratear con marchamo de calidad.
¡Asco de todo, oyes!
(se agradece el paso por aquí, Joaquim, un abrazo)

marta dijo...

Pues con dos semanas de retraso, finalmente ayer viernes la cantidad citada, o sea 60 €, ha sido vomitada a su dueña.