lunes, 24 de abril de 2017

Hospitales libaneses

Después de lo sucedido ayer en Francia (la fascista y el neoliberal) creo que conviene contar esta historia, que es tristemente verdadera.

El pasado viernes hubo un accidente de tráfico en una de las zonas de marcha al norte de Beirut, en Dbayeh. Un coche todoterreno de esos que abundan por aquí embistió a una moto Vespa, ocupada por una pareja muy joven (Shashini, de 23 años y embarazada de 7 meses y Ridma, de 25 años, recién llegados ambos de Sri Lanka), quienes terminaban una de sus maratonianas jornadas de trabajo, ya de madrugada, en uno de los restaurantes que abundan por allí. El coche les lanzó a varios metros de distancia y no se detuvo para ayudarles.

Quedaron muy malheridos, aquí nadie lleva casco ni vestimentas adecuadas, además estos complementos son carísimos y tampoco hubieran podido comprarlos. Alguien dio parte a la Cruz/Media Luna Roja, que les recogió y les llevaron a uno de los hospitales de caridad cercano. Tienen roturas de los huesos de la cara, han perdido varios dientes y permanecieron en coma durante varias horas, por el impacto en la cabeza.

El domingo al mediodía Shashini empezó a perder el conocimiento, de manera intermitente esta vez y en el hospital determinaron que había sufrimiento fetal, por lo que se hacía necesaria una cesárea.

Pero antes de meterla en el quirófano, exigieron a los acompañantes el pago de 1.500 dólares. Hasta que no los tuvieran en mano, no abrían las puertas. Y así hicieron, a pesar de los ruegos para poder disponer de un plazo razonable de al menos 24 horas para juntar el dinero (hablamos de gente que como mucho gana 400 dólares al mes por trabajar todos los días durante 12 ó 14 horas). Estas personas aseguraban al equipo médico que por supuesto cobrarían su factura pero que entraran ya a operar. La respuesta fue un NO rotundo. Sin dinero, no había cesárea.

Afortunadamente, entre varias personas con algunos ahorros disponibles, consiguieron juntar la cantidad pedida y al cabo de una hora o así la pudieron entregar, de modo que en el hospital procedieron con la cesárea. El bebé ha conseguido salir adelante, aunque nació ya medio azul y es posible que tenga secuelas psicomotrices por la falta de oxígeno.

Tenemos tres vidas destrozadas, dos por la negligencia habitual en el tráfico libanés y otra por un maldito sistema que mira por el negocio antes que por el juramento hipocrático.

Éste es el modelo de sanidad privada que mucha gente en Europa y en España está votando, esta es la consecuencia del saqueo del dinero público que sirve para cubrir este tipo de situaciones. Éste es el objetivo de estos partidos que se autoproclaman como salvadores de patrias o con visión social desde hace más de cien años.

Ustedes mismos...


Publicar un comentario