martes, 6 de junio de 2017

Tráfico libanés, 01

Como por mucho que cuente no creo que pueda transmitir la realidad de cada día al respecto, pongo este video que anda rulando por aquí, a modo de ejemplo. No hay manipulación. Esto pasa todos los días, a todas horas. De noche es aún peor porque la gente está obligada a hacer lo mismo, pero no hay alumbrado encendido para poder verles. La ausencia de pasarelas o pasos inferiores, la ausencia de paradas de autobús y de obediencia a la regulación, que resulta que si la hay, hacen que esto sea el modelo cotidiano.

La matrícula roja indica que se trata de un service o vehículo de transporte compartido público en el sentido de que a cualquiera que pague por subirse le llevan, pero es un automóvil privado, porque no pertenece a ninguna flota sostenida con fondos públicos, pertenece a un/a menda que se gana la vida transportando gente por unos pocos miles de libras libanesas. En concreto 1.000 por pasajero y trayecto (0'60€). Como puede verse, no tiene paradas establecidas, ni normativa de acceso, ni ná de ná... Suelen llevar música a todo trapo y hace falta mucha confianza para subirse, porque no sabes exáctamente dónde van (aunque sueles recibir ayuda y comentarios del conductor y los viajeros cuando les cuentas a dónde vas)

Es una actividad obligatoria: subir a uno de éstos y dejarse llevar...

video

Publicar un comentario