miércoles, 29 de julio de 2009

Mentiras institucionales y vacaciones

Pues quería aprovechar un ratuco antes de echar el cierre estival para comentar una cosilla...

Se trata de la enorme mentira que se está difundiendo a propósito de las obras en Madrid y la parada que debe hacerse al haber encontrado restos arqueológicos cerca de la calle de Serrano.

Los citados restos son una muralla fechada en la Edad Moderna, siglos XVI-XVIII, de modo que está perfectamente documentado su trazado en planos de la época, que son conocidos por todo el mundo que está en el ajo y ANTES de ponerse a picar nadie, se sabe muy aproximadamente dónde van a salir. Dicho de otro modo: se sabía que eso iba a salir.

Por otro lado, se están pasando la pelota del Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid y viceversa el famoso sambenito de hay que parar las obras por culpa de lo que se ha encontrado.

Eso es una mentira como la copa de un pino, vamos.

Las leyes sobre Patrimonio Histórico tanto a nivel nacional como de las comunidades autónomas, especialmente de la Comunidad de Madrid, prevén una serie de espacios protegidos en los que se sabe que hay restos arqueológicos (precisamente por la documentación que cité antes) de modo que cualquier proyecto de remoción de tierras, pública o privada, que vaya a realizarse, NECESARIAMENTE debe dedicarse un tiempo a la investigación arqueólogica antes de que entren al tajo las cuadrillas de construcción, de modo que no haya que parar nada. Es más, para obtener los permisos de obras en esos citados espacios protegidos, necesariamente deben acompañarse del informe arqueólogico en el que se da cuenta de la prospección/excavación llevada a cabo en la zona donde se van a hacer esas obras.

O sea, que no nos cuenten cuentos chinos... Si hubieran hecho bien las cosas, antes de nada entran los arqueólogos, documentan los restos y establecen las medidas oportunas y luego ya hubiesen empezado las obras fetén.

Si quieren pelearse, que lo hagan, pero no a costa de mentir al personal. Tanto el ayuntamiento como la comunidad y el estado son conocedores de estas leyes y cualquier obra que vayan a realizar debe ir precedida del oportuno dictamen arqueológico en una zona protegida.

Qué dejen en paz a unos profesionales que nunca pueden ponerse a picar en ningún terreno por su cuenta, porque no lo permiten las leyes y que deje de utilizarse la protección del Patrimonio Histórico (o sea, de todos, presentándolo a modo de rémora para el progreso) como argumento para enmascarar otras cuestiones mucho más oscuras.

Así nos va...
Publicar un comentario