domingo, 25 de septiembre de 2011

Kira Oriola, ilustradora

En mi barrio hay ocultas cosas estupendas y las descubres a veces por casualidad. Sobre todo, si te tomas la molestia de intentar verlo como tu medio ambiente y no como la locura de barrio de servicios que es en realidad. Una de manera de descubrirlas es hablar con la gente que ves todos los días. Además de ser una actividad saludable y humana, te permite conocer las cosas que se hacen a tu alrededor, cosas de esas que sin hablar, nunca te enterarías. 

Justo eso me ha pasado con Kira: unas palabras cruzadas en un momento, un correo electrónico... et vóilà! La persona que está atendiendo el lugar ese que visitas semanalmente con la lejana ilusión de los seis aciertos... pues resulta que hace estas cosas:

Publicar un comentario