miércoles, 2 de octubre de 2013

Sonoridad mediterránea

Curioseando por ahí ya sabéis que encontré un musicólogo que está especializado en Historia Antigua. Tiene tres investigaciones en torno al estudio de la Música en la España Antigua, además de una novela aún por publicar. Mesopotámicos, fenicios, griegos, romanos, tartessos, turdetanos, celtas y qué se yo cuánta gente más le son muy familiares y es capaz hasta de fabricar instrumentos a partir de las imágenes que hay en esculturas o monedas ¡¡y, además, hacerlos sonar muy bien!!

Él mismo reconoce que es muy complicado todo este tema y que hay multitud de opiniones al respecto de remontarse tanto tiempo atrás y establecer tesis sobre algo tan poco objetivo como es la música, más aún habiendo tan pocas fuentes.

También cita que árabes, hindúes, griegos, fenicios, egipcios... han llevado insertos desde hace milenios lo que Peter Manuel llamó sonoridad mediterránea. Para cuando los árabes llegaron a la Península, aquí existía ya una tradición milenaria que ellos reconocieron y con la que se identificaron en seguida. La cultura musical de la que habían bebido los antiguos turdetanos, siquiera indirectamente, era la misma que bebieron los árabes: Mesopotamia. Éstos la traían desde la propia Siria, mientras que "nosotros" la teníamos aquí gracias a fenicios y griegos. [cita literal de un comentario del feisbuk]

En cuanto leí que alguien ya había pensado en el concepto sonoridad mediterránea, pues me puse muy contenta, porque yo solita ya me había empezado a dar cuenta...

No es la primera vez que en este blog sale la idea del Mediterráneo como nexo cultural. Y esa idea cada vez se me afianza más y se me hace más evidente: en naturaleza y en cultura, ser mediterráneo es el verdadero pasaporte, no ese que pone EU... Aunque hace muy poco, también me ayudaron a reflexionar que el origen de verdad de Europa está en el Mediterráneo. Tanta es la aculturación que hasta a veces damos por cierto eso de que Europa empieza en los Pirineos.

Volviendo a la cita anterior, lo que realmente me ayudo fue a dar forma a una idea que se me había ocurrido oyendo música tradicional del este mediterráneo, una idea que une el concepto vibración a elementos distintos:


http://www.youtube.com/watch?v=fD1ljFD_LeQ
http://www.youtube.com/watch?v=fD1ljFD_LeQ


La cantante es la libanesa Najah Salam y en torno al minuto 4.10 se pone a cantar haciendo una suerte de vibración con la voz que es muy similar a la de determinados palos flamencos, en los que el zapateado también me parece otra manera de vibrar, incluso tocando las castañuelas. Incluso los gritos de alegría característicos se hacen vibrando la lengua, el zagharit o sarguta.

Curioso esto de la vibración, que parece no aplicarse solamente en la danza, sino también en el cante (como en el vídeo anterior) e incluso en la manera de tocar instrumentos, por ejemplo en las darbukas hay un toque que le llaman rush, que es vibración pura: http://youtu.be/mm8kJFH3BqE

 ¿Formará parte la vibración de ese concepto de sonoridad mediterránea...? ¿Tendrá que ver el dios Baal Marqod o “Señor de la Danza”, entre los fenicios, que también es el dios de los terremotos?
Publicar un comentario