lunes, 22 de mayo de 2017

Museo de la Prehistoria libanesa

Pues hace unos días recibimos un correo electrónico avisando que, en el Amphithéâtre Pierre Aboukhater de la Facultad de Humanidades de la Universidad de St. Joseph (Faculté des lettres et des sciences humaines), una selección de músicos de la Orquesta Filarmónica Nacional Libanesa iban a tocar un repetorio de tangos argentinos y armenios. Esto nos dio mucha curiosidad y decidimos asistir, porqué además era gratis (lo cual se agradece mucho aquí). El concierto no estuvo mal y resolvimos el misterio de los tangos armenios: resulta que habían sido compuestos por uno de los músicos que actuaba, con tal origen. Llegamos a la conclusión que como los tangos originales, nada de nada.


El grupo que nos juntamos era variopinto y tras el concierto, convenimos en ir a tomar algo por los alrededores del teatro, donde hay bastantes sitios baratos para los estudiantes. No lejos de allí se encuentra el Museo Nacional del Líbano, que por la noche iluminan especialmente y resulta muy llamativo verlo. Una de las personas que venía no lo conocía, asi que mientras caminábamos, aflojamos el paso para poder explicarle algunos detalles del mismo. En el momento justo en que yo decía es muy buen museo, se paró a nuestro lado una señora estupenda, que también salía del concierto, quién en castellano perfecto con acento guiri nos dijo, afirmando: Es un museo bueno, ¿verdad? Nos la quedamos mirando con sorpresa e inmediatamente pegamos hebra, desde luego que si, muy bueno, etc. La mujer se presentó: Soy Anne Marie, la directora y celebro que les guste. Así, como de repente. Comentamos algunos detalles sin importancia del museo, como es el hecho de que no haya una biblioteca abierta al público, o al menos para estudiantes y profesionales. Nos explicó que sí la hay, pero que carecen de personal para poder manternerla y por lo tanto, sólo entra el personal en plantilla del museo.

Como de este Museo ya comenté un poco en una entrada, pues voy a contar algunas cosas de otro Museo, relacionado con la Universidad de Saint Joseph: el Museo de la Prehistoria Libanesa.


 Este museo, que es bastante más pequeño que el Nacional, abrió en el mes de junio del año 2000 y se autoconsidera uno de los más originales de todo Próximo Oriente, por estar dedicado exclusivamente a la Prehistoria regional. Es cierto, de todos los museos que he visitado por la zona, ninguno contiene sólo materiales prehistóricos. Pero tampoco he recorrido tantos como para convertir esto en un universal... Digamos de paso que hay museos con piezas que merecen la pena el viaje, como The Jordan Museum, donde pueden verse las inquietantes esculturas de Ain el Ghazal.

El Museo de la Prehistoria Libanesa se encuentra en el barrio de Monot-Achrafieh, en uno de los edificios de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Saint-Joseph de Beirut (USJ), jesuita, la más prestigiosa del contexto franco-libanés (lo mismo que la AUB es la más prestigiosa del contexto anglosajón-libanés). Su apertura se hizo coincidir con el 125 aniversario de la USJ, contando con la colaboración del Instituto Oriental de la Prehistoria (dependiente del CNRS francés) y el Museo del Louvre de París.


La exposición permanente del Museo presenta un recorrido por la Prehistoria general (Paleolítico, Neolítico y Edades de los Metales) haciendo mucho hincapié en los útiles, la caza en el Paleolítico, el entorno y la invención de la agricultura, usando en las vitrinas las piezas obtenidas en yacimientos libaneses por los padres jesuítas que estuvieron trabajando por aquí desde finales del siglo XIX.

Como la destrucción de los sitios ha sido brutal, pocas piezas nuevas hay, pero algunas son bastante interesantes, como algunos arpones epipaleolíticos o algún ajuar funerario neolítico recuperado in situ.




La posición geográfica del Líbano ha permitido localizar yacimientos con un millón de años de antigüedad, al estar en el cruce de caminos entre África, Asia y Europa. De hecho, tienen localizados unos 400 sitios prehistóricos. Lamentablemente, algunas de las regiones más ricas, como la de Arsal al pie de la cordillera del Antilíbano, son innacesibles actualmente debido a los combates que se libran en esa zona contra el DAESH. Incluso han llegado a desarrollar proyectos en Siria, en colaboración con la Universidad de Cantabria y el Instituto Milá i Fontanals del CSIC.

De modo que el Museo de la prehistoria libanesa es un sitio de los que hay que dedicar una mañana en Beirut, ya que es de los pocos lugares en los que se intenta conservar, estudiar y dar a conocer el pasado de esta tierra tan machacada.
Publicar un comentario