sábado, 21 de mayo de 2016

El Podemos libanés

Muchas personas me están mandando el enlace al artículo de Natalia Sancha que ha salido hoy en El País: El Podemos libanés surge de las urnas municipales.

Una vez leído, me he puesto a mirar cosas sobre ellos y he encontrado lo siguiente:

El movimiento que da origen a este partido nuevo que se ha presentado a las elecciones, en efecto es el Tol3et Re7etkom,  طلعت ريحتكم, o sea Apestas o YouStink, que fue la respuesta a la pésima gestión de la basura en este país. Ellos mismos se definen así en su web:

Tol3et Re7etkom is a Lebanese grassroots movement created in response to the government's inability to solve the trash crisis in a sustainable way.
(Tol3et Re7etkom es un movimiento libanés de base creado en respuesta a la incapacidad del gobierno para resolver la crisis de la basura de una manera sostenible)

Este movimiento, que se echó a la calle el verano pasado con protestas por las toneladas de basura sin recoger por todo Beirut y que fueron muy violentamente reprimidas, es el germen del Beirut Madinati (Beirut mi ciudad), que es el partido que este año, de cara a las elecciones municipales que se están llevando a cabo a lo largo del mes de mayo en todo el país, se ha presentado formado por un equipo de 12 hombres y 12 mujeres (frente a los tradicionales, que apenas llevan mujeres en sus listas), autoproclamados políticamente independientes, para mantenerse lo más lejos posible de las estructuras políticas tradicionales, clientelistas y milicianas, que funcionan habitualmente en El Líbano.

En Ejjpaña diríamos que son de centro-izquierda. Su programa tiene tintes muy actuales para este país y su objetivo es modernizar la vida política libanesa, lo que plasman en acciones como usar una web, escribir un programa electoral o publicar sus finanzas. Igualmente quieren reactivar los municipios, que actualmente son consejos consultivos, es decir, no toman decisiones sobre la vida  del municipio.

Beirut Madinati organizó algunas asambleas para sondear la opinión de la gente en temas básicos de ámbito urbano y lo hacen como una reacción de la clase media-alta beirutí más progresista, que ve que no puede gestionar la ciudad en la que vive como debiera ser en el s. XXI, sino que está gestionada por una oligarquía casi tribal que impone un sistema electoral medieval: en Beirut vota gente que no vive aquí. En su programa hablan de transporte público, de gestión de residuos, de espacios verdes, de vivienda, de cuestiones sociales...


Rechazan el modelo tradicional de votación, que no responde a la realidad social porque obliga a votar en los lugares de inscripción de los antepasados (y desde 1932 no se hacen nuevos censos). La gente no vota en su municipio, sino en el de sus abuelos y muchas veces se paga dinero a los votantes para que se inclinen por un candidato concreto y, según en que sitios, se sigue manchando el dedo gordo con tinta para evitar que se vote más de una vez...

No han conseguido apenas votos, porque dónde tenían candidatos con posibilidades de salir, el resto de partidos se han unido en listas únicas (sin importar la comunidad religiosa a la que pertenezcan) que son las que se han elegido finalmente.

Una pena, la verdad.


Publicar un comentario